martes, 26 de agosto de 2008

La generosidad del tiempo



Gracias, nuevamente, Saray.